viernes, 29 de julio de 2016

Museo Arqueológico de Espera.


El Museo Arqueológico de Espera ofrece una exposición permanente sobre el mundo funerario ibero-romano, con información sobre las características e importancia de los ritos en la época. Dentro de la Ruta Arqueológica de los Pueblos Blancos de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra, en él destacan las grandes esculturas zoomórficas ibero-romanas (siglos IV al II a.C.) halladas en el yacimiento de Esperilla, y que representan cinco leones, un verraco, un ciervo, un guerrero y una dama. Esperilla se sitúa a 1,5 kilómetros de Espera, y su ocupación arranca desde el Neolítico. En este yacimiento se han hallado viviendas excavadas en la roca y aljibes para el almacenamiento del agua de lluvia.


En la planta baja baja del museo se puede contemplar una representación de los útiles empleados por el hombre de la sierra gaditana desde el Paleolítico hasta el Bronce Final: herramientas líticas talladas y pulimentadas, molinos de mano, utensilios de bronce, de cerámica, etc.




También se expone una amplia muestra de piezas relacionadas con el mundo funerario íbero-romano entre las que destaca una importante colección de esculturas zoomorfas y antropomorfas, así como urnas de incineración, sarcófagos y ajuares funerarios.










En el Museo Arqueológico también resaltan las piezas prehistóricas y antiguas del yacimiento de Carissa Aurelia. En distintas urnas se muestran hachas pulimentadas, láminas de sílex y cerámica neolítica, además de elementos de carácter orientalizante (de los siglos VI al V a.C.) y cerámica romana de los siglos III al I a.C. Destaca igualmente una urna funeraria del siglo I d.C.. Carissa Aurelia se encuentra a 7 kilómetros del casco urbano, y alberga los restos de una población ibérica sobre la que se asentó una ciudad romana que acuñaba su propia moneda en la primera mitad del siglo I a.C. Una amplia necrópolis rodea al recinto urbano amurallado, en el que sobresalen los vestigios del sistema hidráulico de almacenamiento y distribución de agua.




En la segunda planta la exposición nos traslada a la vida cotidiana en las urbes de Carissa Aurelia y Esperilla a través de la arquitectura, el comercio, las casas, los oficios, la vestimenta, etc







El edificio que alberga el museo es una típica casa señorial de Siglo XVIII de dos plantas en torno a un patio interior, que fue restaurada a pesar de que se encontraba en un relativo buen estado de conservación. Esta renovación del museo espereño ha permitido incluir al municipio en la ruta turística del Cádiz Romano, ideada por la Universidad de Cádiz, a petición de la Diputación provincial.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario