domingo, 14 de agosto de 2016

San Antonio, Patrón de Benamahoma, y la fiesta de moros y cristianos



San Antonio, Patrón de Benamahoma, es el protagonista de la tradicional fiesta de moros y cristianos que se celebra cada verano en esta pedanía de Grazalema. La onomástica de San Antonio de Padua es en junio, fecha festiva en la localidad vecina de El Bosque, que también lo tiene como patrón, pero en Benamahoma se celebra en agosto. 

Se supone que el origen de este festejo se remonta a principios del XVI, un siglo después de la reconquista. En el XVII la fiesta se populariza, pasando a ser fiesta patronal y local y quedando incluida en el calendario litúrgico.




La custodia del santo es el eje de toda la fiesta y el argumento de las continuas contiendas entre moros y cristianos que se sucedían en estas tierras, al ser la frontera del reino nazarí de Granada en época musulmana.




Benamahoma engalana sus calles, las llenan de estandartes de moros y cristianos y se mete de lleno en su fiesta más importante. 

Benamahoma, cuyo nombre significa “Hijos de Mahoma” o “Casa de Muhammad” recrea el primer fin de semana de agosto la época en la que los ejércitos cristianos avanzaban reconquistando Al-Andalus y la dominación musulmana de la península daba sus últimos coletazos.















La tradición marca que los moros parten con ventaja sobre los cristianos y desde el día anterior a la fiesta San Antonio de Pauda queda en su poder. La imagen del santo queda detrás de las filas moras y, frente a éstas, avanzan los cristianos.








San Antonio, custodiado por la huestes moras, recorre esta aldea gaditana precedido de trabucazos y luchas entre los bandos rivales hasta la pequeña ermita dedicada a él, ubicada en el centro del pueblo.

A las puertas de la ermita, el santo es objeto de un baile ritual por parte del bando musulmán celebrando su parcial victoria en la custodia del patrón benamahometano.





No hay comentarios:

Publicar un comentario